8.- EL METAMORFISMO Y LAS ROCAS METAMÓRFICAS

El metamorfismo es un proceso de trasformación  en la estructura de los minerales que afecta  a cualquier tipo de rocas existente en la superficie terrestre cuando es sometida a un aumento de presión y temperatura.

Estos procesos de cambio se producen siempre sin que la roca pierda su estado sólido y pueden ser producidos por la presión y temperatura de forma aislada o conjunta.

  • la presión actúa por el peso de los materiales que la roca tiene encima o por el efecto de los movimientos de las placas.

  • la temperatura actúa debido al  hundimiento de la roca y su acercamiento hacia  masas magmáticas.

Hay dos tipos de metamorfismo:

  • local:  en regiones poco extensas:

    • de enterramiento; se produce ocasionado por la presión de los sedimentos  acumulados sobre las rocas.

    • dinámico: producidos en las zonas de fallas y ocasionados por la fricción entre los materiales.

    • térmico o de contacto: provocado por la proximidad de zonas magmáticas.

  • regional: afecta a grandes extensiones situadas en los bordes de las placas , fundamentalmente en los bordes convergentes.

rocas metamórficas

   ROCAS METAMÓRFICAS

Las rocas metamórficas se originan por trasformaciones en estado sólido de rocas preexistentes: magmáticas, sedimentarias o metamórficas, debido al incremento de la presión y la temperatura ejercido sobre ellas.

Se diferencia por su composición (que depende de la roca de la que proceden) y por su textura. Esta puede ser:

  • foliadas; los minerales están dispuestos en bandas o capas paralelas, si el metamorfismo es de baja intensidad y los minerales son pequeños se habla de pizarrosidad. Si el metamorfismo es más intenso y los minerales son apreciables a simple vista hablamos de esquistosidad.

  • no foliada, los minerales se distribuyen  homogéneamente sin seguir una orientación o alineación preferente: mármol, cuarcita,....