4.- LA ENERGÍA INTERNA Y LOS MOVIMIENTOS SÍSMICOS

La  energía interna de la Tierra es la responsable del  movimiento de las placas litosféricas. El desplazamiento de las placas ocasiona fuerzas que provocan en las rocas deformaciones temporales o permanentes como los plegamientos y las fallas.

 

 LA RESPUESTA DE  LAS ROCAS A LOS ESFUERZOS

La respuesta a las fuerzas que comprimen las rocas puede ser plástica o elástica. Los materiales elásticos recuperan la forma inicial una vez que cesa la fuerza que provoca la deformación. Los materiales plásticos se deforman de forma permanente, es decir no recuperan la forma original cuando cesa la fuerza que ha originado la deformación. Las enormes fuerzas ejercidas como consecuencia  de movimiento de las placas producen en las rocas dos tipos de deformaciones: pliegues y fallas.

  • pliegues; son deformaciones plásticas provocadas por fuerzas de comprensión horizontales  que empujan en sentidos opuestos. (aunque cualquier roca puede plegarse, estos efectos son más evidentes en las rocas sedimentarias).

  • fallas; son deformaciones permanentes originadas por la fractura de la roca cuando las fuerzas ejercidas sobrepasa la resistencia. Los dos bloques fracturados quedan en contacto y se desplazan a través de la superficie de la falla. Si el desplazamiento es brusco la sacudida provocada ocasiona un terremoto.

 

 

 

 

falla de San Andrés

  L0S MOVIMIENTOS SÍSMICOS

El lento movimiento de las placas litosféricas trasmite a las rocas enormes tensiones que estas acumulan hasta que sobrepasa su límite elástico  y se rompen. Con la ruptura de las rocas se libera, en forma de ondas sísmicas, toda la energía acumulada y se producen sacudidas asociadas a los terremotos.

  • el punto del interior terrestre donde se ha producido la fractura de las rocas y que da origen a las ondas sísmicas se denomina foco o hipocentro.

  • El punto de la superficie terrestre, situado sobre la vertical de hipocentro , al que primero llegan las ondas sísmicas se denomina epicentro.