NATUAstur

WEB  DE ESPACIOS Y ESPECIES PROTEGIDAS ASTURIANAS

 
 UROGALLO  CANTÁBRICO

Especie

Tetrao urogallus cantábricus

Orden   GALLIFORMES

Familia Phasinaidae

Género: Tetrao

 

Distribución

Se distribuye por buena parte de la Europa boreal (Escandinavia, Región báltica y Rusia) y en pequeños

enclaves de montaña de zonas templadas como la Cornisa Cantábrica, los Pirineos, los Alpes y el Jura.

 

Características

El urogallo es un ave de la familia de los tetraónidas, grupo que en España sólo incluye otra especie: la perdiz nival ( Lagopodus mutus)  presente en los Pirineos.

Se trata de un ave de gran tamaño y notable diformismo sexual. las plumas suponen un alto porcentaje de su peso y presenta un cortejo complicado., El macho tienen entre 83 y 88 cm de longitud y entre 2,3 y 4,5 kg de peso. La hembra, en cambio no suele superar los setenta centímetros de longitud y los 1.7 kilogramos de peso.

El urogallo es un ave de color oscuro, con plumaje negruzco que adquiere reflejos de un verde metálico en el pecho, abdomen pardo a negruzco con manchas blancas, alas largas y pardas y cola ancha que despliega con

urogallo macho

orgullo en  la exhibición nupcial. Sobre el ojo destaca el rojo de su ceja carnosa, la carúncula. El pico es de color marfil y por debajo se dispone un penacho de pelos a modo de barba. La hembra es más pequeña y menos contrastada que el macho, de tonos pardos, moteada por encima y rojiza por el pecho. Ambos sexos presentan los tarsos emplumados y disponen en las patas de escamas orientadas lateralmente que amplían la superficie de apoyo, adaptación útil para caminar sobre las superficies nevadas.

 

Biología

El urogallo es un especialista forestal, que aunque también emplea otros hábitats

urogallo hembra

en su ciclo vital, necesita la presencia de bosques de cierto tamaño para sobrevivir. La colonización de la Península Ibérica debió realizarse durante las glaciaciones de Würm. Tras la retirada de los hielos permanecieron aisladas en los bosques cantábricos y pirenaicos pequeñas poblaciones que han evolucionado hacia dos subespecies diferentes: Tetrao urogallus aquitanicus, presente en los pirineos y Tetrao urogallus cantabricus, más pequeña, de tonos más claros y de pico más corto. La evolución diferencial de ambas especies parece deberse a los diferentes ambientes que ocupan. Mientras que la subespecie pirenaica ocupa bosques de coníferas la cantábrica vie en bosques de haya o roble.

Durante el invierno, los bosques de conífera ofrecen cobijo y alimento a los ejemplares de la raza pirenaica. En cambio en la Cordillera cantábrica , el bosque caducifolio constituye un ambiente extremadamente hostil. Por ello la supervivencia invernal de la población depende del abrigo que ofrecen el acebo, el tejo o los pinos de repoblación, especies todas ellas perennifolias cuyos brotes y hojas constituyen una parte sustancial de la dieta invernal de la especie. Se ha descrito a menudo la íntima dependencia de tupidas acebedas en las que el ave pasa los períodos más fríos del invierno, dejando como evidencia importantes acúmulos de estiércol en la primavera se inicia el período de celo, que s e prolonga hasta el mes de junio. Durante esta época los machos acuden a los cantaderos, lugares utilizados año tras año que reúnen una serie de peculiares condiciones.

Generalmente se sitúan en la parte alta de la ladera, en áreas con arbolado de buenas dimensiones y pequeñas zonas aclaradas. Desde los árboles, los gallos lanzan al amanecer su potente reclamo para llamar la atención de las hembras. La cópula se realiza en el suelo y los machos se dispersan enseguida, sin participar en la incubación ni en la crianza de la prole. La nidificación suele realizarse bajo matorrales y la puesta consiste en siete u ocho huevos que

son incubados durante unos veintisiete días. Tras la eclosión es frecuente que la hembra conduzca la pollada hacia áreas de matorral que ofrecen mayor protección. Durante las primeras semanas los pollitos son muy vulnerables y resisten mal

los períodos de lluvias intensas, durante algún tiempo se alimentan exclusivamente de invertebrados, que en muchos casos localizan sobre las superficie de las arandaneras (Vaccinium myrtillus), una especie vegetal de gran importancia en la biología del urogallo.

En el periodo estival las aves pasan la mayor parte del día sobre el suelo, pero en invierno adoptan una vida más arborícola.

Población

La población cantábrica parece que ocupaba uniformemente la cordillera, estimándose en 1983  en 523 los machos reproductores existentes.. En la temporada 2000/01 se localizan sólo 100 ejemplares en el Principado de Asturias, apreciándose en las últimas décadas una clara tendencia regresiva.

La población ha ido abandonando las zonas bajas. así como los bordes y la zona central de su distribución en Asturias lo que sitúa a la especie en serio peligro de extinción. Se apuntan como causas de este regresión la combinación de varios factores, algunos globales (cambio climático), ya que la especie está disminuyendo en gran parte  de su área de distribución. Se citan además  otros factores como la fragmentación y la pérdida se

calidad del hábitat (aumento de los bordes forestales e incremento del efecto de depredadores y ungulados competidores), la incidencia de predadores en la fase de nidificación y crianza de la prole, el incremento de poblaciones de ungulados competidores, las molestias de la actividad humana y la baja tasa de reclutamiento juvenil que aparece ser el principal cuello de botellas para la recuperación de la especie.

La delicada situación poblacional (bajo numero de ejemplares localizados) ha propiciado un cambio en la catalogación de esta especie pasando en el mes de octubre de 2005 a estar incluida como especie en peligro de extinción.